Compañerismo

El sábado en 8 de Junio tendremos un encuentro de hombres donde compartiremos charlas, deportes, un refrescante baño en la piscina y, cómo no, nuestra barbacoa. Estáis todos invitados. Es necesario inscribirse en Secretaría, son 15€ por adulto y 10€ los niños. Incluye la entrada al lugar el uso de la piscina y la comida.Todos los detalles en el punto de información.
Camping Alpha Madrid, C/ Calidad 1, Getafe.
A partir de las 11,30 h. Para acceder en transporte público: https://www.redtransporte.com/madrid/autobuses-urbanos/pi-1-getafe.html

Discipulado

Domingo: 26 de mayo: 1ª y 2ª de Pedro.
2 de junio: Apocalipsis

Sala Madrid, 10 de la mañana.
Estáis todos invitados.

Ayuno y Oración

Nos volvemos a ver el sábado 1 de junio. A las 10 de la mañana en la sala Madrid.
Estáis todos invitados.

Boletín Salem

Un paso trascendente
«Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas». Génesis 5:22
El capítulo 5 de Génesis hace una parada en el camino para hacer un recuento de las generaciones desde Adán hasta Noé. De vez en cuando, deberíamos parar y mirar hacia atrás para ver cómo la misericordia de Dios nos ha acompañado por generaciones. Quizá tú fuiste la primera persona que aceptó al Señor en la familia, después tus hijos y tras ellos tus nietos. Los que no tienen hijos o nietos pueden mirar al futuro y decir: “Señor, cómo me gustaría que mi descendencia te conociera”. En medio de la extensa genealogía que ofrece este capítulo, hay algo que llama la atención. El versículo 22 rompe el patrón que se seguía hasta el momento. No se nos dice solo el nombre del descendiente, ni sus años sino que se añade un comentario: «Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén». La vida de Enoc cambió como de la noche al día a los 65 años, no solo porque naciera su hijo Matusalén sino porque el mismo Enoc caminó con Dios. Caminar viene de camino. Esta palabra latina procede de otra celta “camanon”. El significado original era “paso”. De alguna manera podríamos decir que Enoc dio un paso trascendente en su vida. No se nos da muchos detalles sobre este personaje, pero de algo estamos seguros: Enoc caminó con Dios. Solo este hecho debería hacernos reflexionar. No se nos dice si era rico o no, apenas conocemos detalles de su vida personal. Ni siquiera sus 365 años vividos son tan importantes como el hecho de que caminó con Dios.

Este hombre no lo tuvo fácil. Recuerda que era el bisabuelo de Noé. La tierra, desde que Adán y Eva pecaron, se había corrompido profundamente. Sabíamos que el mal se había propagado. Nos lo descubre Judas: «De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él. Éstos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho» (Judas 1:14-16). Así que Enoc fue un hombre longevo, un profeta que brilló en medio de una generación perversa. Él caminó con Dios, por eso pudo pasar el legado a Matusalén, y este a Lamec, y Lamec a Noé: «y llamó su nombre Noé, diciendo: Éste nos aliviará de nuestras obras y del trabajo de nuestras manos, a causa de la tierra que Jehová maldijo» (Génesis 5:29). Estamos acostumbrados a escuchar la historia de Noé en la escuela dominical, pero no la de Enoc. Sin embargo, Enoc nos habla de la misericordia y el amor de Dios, mientras que Noé del juicio del Creador. Desde Enoc hasta Noé pasaron muchos años en los que el Señor retuvo su mano y no castigó a la humanidad. De alguna manera Dios estaba dando una oportunidad al ser humano, había puesto personas que hablaban de lo que significaba caminar con Dios. El testimonio de Enoc es llamativo no solo porque caminó con Dios sino también porque fue arrebatado por el Señor. Enoc no murió, pasó de la vida natural a la vida eterna. Podemos dar gracias a Dios porque envió a su único hijo Jesucristo para salvar a la humanidad. Damos gracias a Jesús por cumplir su misión hasta el final. Damos gracias al Espíritu Santo por acompañarnos en nuestro día a día. Al igual que en tiempos de Enoc, nosotros también hoy podemos caminar con Dios sin salir del mundo. Podemos brillar como él lo hizo porque, a pesar de la maldad, somos hijos de Dios y el Espíritu Santo mora en nosotros. Jesús dijo que Él es el Camino, la Verdad y la Vida, y que nadie llega al Padre sino a través de Él. Al igual que Enoc, somos luminares que proclaman la gracia de Dios sobre la humanidad. Así como Enoc fue arrebatado, nosotros, los hijos de Dios, seremos también arrebatados por Cristo en su Segunda venida. Entonces vendrá el juicio, como en los días de Noé. Hoy es día de salvación, hoy podemos caminar con Dios desde que nos levantamos hasta que nos volvemos a acostar. De camino al trabajo, también en nuestras relaciones personales con el resto de conocidos, vecinos, compañeros, amigos, familiares y hermanos en la fe. Hoy podemos caminar con Dios mientras conversamos, leemos, escribimos, pintamos, cocinamos o practicamos deporte. No hay área de nuestra vida que no esté afectada por él. ¿No es un legado maravilloso? Al igual que Enoc, podemos anunciar «Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios. Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan» (Hebreos11:5-6)

fransanchezg.wordpress.com


Para recibir este boletín por e-mail escribir a envioboletin@iglesiasalem.com

DESCARGA EL BOLETÍN COMPLETO

Tambien puedes descargarte los boletines anteriores:


Culto de celebración

Todos los domingos, en la calle Cidro, 8 (Madrid), a las 11:30.

¡¡Te esperamos!!

© 2009 - 2016 Iglesia Salem (C/ Cidro, 8 - Madrid)