Ayuno y Oración

Nos volvemos a ver el sábado 5 de enero. A las 10 de la mañana en la sala Madrid.
Estáis todos invitados.

Cena de Nochevieja

Ha llegado el momento de celebrar un nuevo año juntos, agradeciendo a Dios por el año que finaliza y encomendando en sus manos el nuevo que comienza.
Al principio compartiremos nuestra tradicional cena. A continuación tendremos nuestro culto de celebración y después tendremos una divertida gala para comenzar el año. Todo amenizado con nuestro conocido servicio de cafetería.
El precio de la cena es de 30€ los adultos y 15€ los niños de 4 a 10 años inclusive.
La entrada al culto y la gala es libre y gratuita. ĄNo pierdas esta oportunidad! ĄApúntate! Aforo limitado para la cena.
Para más información dirígete al punto de información. Para inscripciones en Secretaría.

Musical Salem

16 de diciembre, 18 h.

Entrada gratuita hasta completar aforo.
Invita a tus contactos.

Más información: www.iglesiasalem.com/musical

Boletín Salem

Dos iglesias muy distintas
«Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese». 1 Pedro 4:12

Apocalipsis habla de dos Iglesias muy distintas: Esmirna —una iglesia pobre en espíritu— y Laodicea, rica en lo material pero perdida en lo espiritual. ĄQué mensajes tan distintos reciben cada una!:

El ángel dice a Esmirna: «Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico)...» (Apocalipsis 2:9). Compara este mensaje con el de Laodicea: «Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ĄOjalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo» (Apocalipsis 3:15-17).

Laodicea es una iglesia autosuficiente, pero obra sin el fuego del Espíritu Santo. Aunque es una iglesia tibia, se enorgullece de sus ministerios y coloca a sus ministros en un pedestal. Se rige por los estándares humanos en lugar de los valores espirituales. Es una iglesia que mercadea con la fe. Puedes reconocerla porque se estructura y funciona como una empresa. Su logotipo no son las personas. Lo importante es su sede. Vende una marca. Las estadísticas económicas anuales son asombrosas. El resto de iglesias locales la tienen como referencia, quieren ser grandes y poderosas como ella. Sin embargo, a Jesús no le impresiona en absoluto, él dice: «no sabes que eres desventurada, miserable, pobre, ciega y desnuda... arrepiéntete». Esta iglesia necesita pasar por pruebas: «Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para ves- tirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete» (Apocalipsis 3:18-19)

La iglesia de Esmirna, por el contrario, es una iglesia que sufría persecución. En aquellos días, no solo el imperio romano abusaba de los cristianos, también lo hacían los judíos que no habían aceptado al Mesías. Aquellos cristianos verdaderos pasaban penurias económicas porque no estaban dispuestos a reconocer al Cesar como su señor. Eran perseguidos tanto por romanos como por judíos. No tenían escapatoria. Habían creído de corazón que Cristo era su verdadero Rey, todo lo demás les sobraba. Ellos decían “somos pobres”, pero el ángel les animaba diciendo “cada día que pasa sois más ricos, vuestra fidelidad al Señor no quedará sin recompensa”.

La palabra Esmirna procede de “mirra”. Esta resina simboliza el sufrimiento que proviene de la cruz. Cuando miro a la iglesia de Esmirna puedo ver a hermanos que llevaron el perfume de Cristo. Puedo ver a Jesús diciéndole a esta iglesia lo que le decía el Amado a la amada en Cantares: «Hasta que apunte el día y huyan las sombras, me iré al monte de la mirra, y al collado del incienso» (Cantares 4:6). Puedo ver a Jesús diciéndoles “adelante, vais bien, aunque parezca que reina la oscuridad y la sombra de la muerte os cubra, tomad la cruz y seguidme”:

«No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte” (Apocalipsis 2:10-11).

Para recibir este boletín por e-mail escribir a envioboletin@iglesiasalem.com

DESCARGA EL BOLETÍN COMPLETO

Tambien puedes descargarte los boletines anteriores:


Culto de celebración

Todos los domingos, en la calle Cidro, 8 (Madrid), a las 11:30.

ĄĄTe esperamos!!

© 2009 - 2016 Iglesia Salem (C/ Cidro, 8 - Madrid)